Category Archives: Noticias

Ex alumnos son distinguidos entre los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica

Los ex alumnos, Rodolfo Guzmán, Carolina Bazán y Gustavo Sáez, fueron elegidos entre los 50 mejores de Latinoamérica gracias al aporte y trabajo realizado a la gastronomía nacional. 

Año a año, el grupo de medios William Reed Media Group a través de su Revista Restaurant, elabora anualmente un reporte que elige a los mejores 50 restaurantes de Latinoamérica.

En esta ocasión tres ex alumnos de nuestra casa de estudios fueron galardonados por el organismo internacional, que situaron los restaurantes Bogaró, Ambrosía y 99, entre los 50 mejores de Latinoamérica.

El ex alumno Rodolfo Guzmán dueño de Bogaró, fue distinguido con el quinto lugar de la clasificación por tratarse de un restaurant que insiste en poner ingredientes y técnicas tradicionales como protagonistas de sus platos, además de explorar elementos originarios del país.

Por su parte, el 99 Restaurante, quedó en la clasificación número 14, lugar donde el ex alumno, Gustavo Sáez, se desempeña como sub chef y a cargo de la pastelería del lugar. Cabe señalar que, Gustavo fue elegido como el mejor pastelero de Latinoamérica durante el año 2016; además de conformar el equipo de la Roja Dulce, quienes participaron durante el año pasado en el Mundial de Pastelería realizado en Francia.

En el mismo sentido, la ex alumna Carolina Bazán, a través de su Restaurante Ambrosía, se quedó con el lugar 33º.

 

Amanda Abesada, Ex Alumna Culinary: “Me propuse ser un aporte al rubro de la hotelería y los servicios desde mi vereda como ex alumna”

A solo semanas de encontrar su primera plaza laboral, conversamos con Amanda Abesada, y nos contó cómo fue su paso por la institución, su experiencia en sus pasantías profesionales, y las motivaciones que la llevaron a generar un manual que contiene protocolos para recibir a personas con capacidades diferentes dentro del rubro de los servicios y la hospitalidad.

Con solo 22 años, Amanda Abesada, es una de las tantas estudiantes que pasaron por Culinary, y decidieron optar por un camino profesional no convencional. Titulada hace solo meses de Administración de Empresas Hoteleras y Servicios; y a pocas semanas de esta publicación, la ex alumna encontró su primera plaza laboral como Coordinadora de Eventos en el nuevo Hotel Atton en Viña del Mar.

Se define como una persona amante de los viajes, y que no gusta de rutinas establecidas. “Desde que empecé la educación media siempre pensé en estudiar derecho, y todo lo que hice en el colegio fue en porvenir de ello. Participé de litigaciones, debates y cursos de verano sobre abogacía. Cuando llegó el momento de la decisión, me imaginé en ello, y decidí que no era para mí”.

“Por lo mismo, me replanteé las cosas y un día escuchando la radio, sonó “estudia hotelería en Culinary”. La palabra hotelería despertó algo en mí, me puse averiguar, visité la escuela y quedé encantada con la carrera; dentro de las cosas que más me atrajeron fueron los idiomas y las prácticas profesionales”.

Amanda no titubeó al momento de elegir una carrera profesional no convencional, y nos comentó que, “siempre basé mi decisión en lo quería y en lo que me veía realmente”. Su paso por la institución lo define como “los mejores momentos que he tenido y los más gratificantes profesionalmente”.

La experiencia en sus pasantías profesionales

Amanda desde su época como universitaria destacó por su buen rendimiento en torno de la carrera, caso parecido sucedió con sus prácticas profesionales, las cuales las define como, “experiencias muy enriquecedoras e incomparables”.

Su primera experiencia la enfrentó en el área de recepción del Hotel W, vivencia que define como “sacrificado, pero muy gratificante. Puedo decir que todo lo que sé de hotelería fue en gran medida gracias a mi primera práctica. La recepción es el corazón del hotel, uno debe saberlo todo y había que estar en constante movimiento, preguntar e informarse”.

Su segunda experiencia fue de la mano del Hotel Noi, en Vitacura, donde Amanda está vez se desempeñó en el área de reservas. “Fue otra buena experiencia, donde aprendí más del trabajo en equipo y a perderle el miedo a la rutina de la oficina”.

Su última gran experiencia la llevó a cabo en el extranjero. Amando viajó cientos de kilómetros y atravesó el Atlántico para llegar a su último gran desafío: España. Esta vez Amanda fue elegida por su Jefe de carrera, Carlos Siade, para desempeñar el cargo de coordinadora de eventos en el Hotel Regina de Barcelona. “El estar fuera del país me hizo crecer mucho en lo personal, pero fue muy gratificante que Carlos me eligiera ya que muchos querían ir a España, por lo que me tomé el cargo con gran responsabilidad, quería que se sintiera orgulloso”.

Las vivencias en Kendall, Estados Unidos

Amanda fue parte del grupo de estudiantes que viajó a Estados Unidos en el contexto del Summer Workshop en Kendall; y su experiencia la define como “increíble e irremplazable”.

“El workshop fue muy bueno, aprendimos el modelo Canvas para llevar a cabo emprendimientos. Después de las dos semanas que duró el programa tuvimos que enfrentarnos en la realización de un proyecto, el cual tuvimos que presentar frente a una comitiva de emprendedores y gente de negocios de Chicago. Tuvimos clases en la mañana y durante la tarde, participamos de varias salidas a terreno. Conocimos Google, y variadas empresas que emprendieron e innovaron en distintos rubros. Así, te das cuenta que los emprendimientos no se tratan solo de ganar dinero, sino de innovar o ayudar a la comunidad y hacer algo por el otro, lo que resulta muy enriquecedor, me hizo volver con otra mirada para mis proyectos”.

La inclusión como proyecto de titulo

Las prácticas habían concluido y las asignaturas teóricas ya se encontraban en la recta final. En este contexto, la joven ex alumna necesitaba realizar su proyecto de título para culminar sus estudios superiores.

“No quise realizar un proyecto de mercado porque en su mayoría los trabajos resultan ser ficticios y no aplicables. Por lo mismo, me propuse ser un aporte al rubro de la hotelería y los servicios desde mi vereda como ex alumna. Todo se inició cuando a través de una asignatura, elegí crear un hotel que estuviese adaptado para personas con capacidades diferentes”.

En este contexto, Amanda inició su búsqueda por internet para obtener la información al respecto, y advirtió que existía muy poco material al respecto. “Dentro de la búsqueda encontré material mayoritariamente relacionado a infraestructura, y fue ahí donde me pregunté ¿De qué sirve que un huésped pueda dormir en el hotel si el personal del mismo no sabrá hacerlo sentir bienvenido, no encontrará servicios destinados para él, o los protocolos de seguridad no lo tomarán en cuenta?”.

Bajo esta tónica, la joven titulada comenta que “para mi tesis quise realizar un manual que abarcara la mayor cantidad de aspectos de la vida de una persona en un hotel, desde la bienvenida hasta los servicios a los que pueda acceder”. De esta manera, y gracias a diversas entrevistas a padres e hijos que son atendidos en el Instituto Teletón Valparaíso, y a las necesidades que su madre, especialista en rehabilitación, le pudo comentar al respecto, Amanda logró incorporar servicios innovadores y un protocolo de atención inclusiva, donde se detalla desde cómo recibir a personas con capacidades diferentes.

El trabajo de graduación de Amanda, toma una temática contingente y viene de la mano de las políticas públicas en materia de inclusión, un trabajo nacido de las inquietudes personales y que pretende dar una mirada transversal a la discapacidad. “El día de mañana tú y yo vamos a necesitar asistencia, o si mi acompañante de viajes se fractura el tobillo no se va a quedar sin disfrutar su estadía. E incluso, la aplicación del manual puede ser un aporte para mis propios colegas en situación de discapacidad”. Sin duda, un trabajo de título que busca ser aporte real no solo a la inclusión, sino también, al gran mundo que resulta ser la hotelería y los servicios.

Camila Alvarado, ex alumna Culinary: “Muchas veces la gente se limita a pensar que, si uno estudia una carrera como ésta, estará obligada solo a cocinar”

A su corta edad, la profesional de las artes culinarias ya ha surcado diferentes contextos laborales entre los que destacan la docencia, el trabajo en restaurantes y los primeros pasos de su propio negocio.

Oriunda de Coyhaique, Camila Alvarado, se define como una persona “alegre, sociable, trabajadora e hiperactiva. Me gusta hacer actividades que me mantengan en constante movimiento”. La joven profesional también nos contó que, “últimamente me he dado cuenta que me gusta mucho realizar clases y por sobre todo, enseñar”.

La joven cocinera, una vez finalizado sus estudios en Culinary tuvo la oportunidad de encontrar casi inmediatamente su primera plaza laboral. “Apenas me titulé encontré trabajo en un proyecto muy entretenido que constaba en la apertura de un restaurant”. Experiencia que retrata “como muy buena porque siempre había trabajado en lugares que ya estaban en marcha y uno se sumaba simplemente. En este proyecto estuve poco más de un año, donde me enseñó a ver la otra cara de la moneda, y trabajar en el diseño de cartas, con proveedores, realizar inventarios, llevar a cabo contrataciones de personal, estandarizar recetas y generar nuevos productos”.

“De ahí me fui feliz, aprendí mucho y agradezco la oportunidad por la confianza brindada ya que me encontraba recién titulada y no tenía mucha experiencia. Sin embargo, no me sentí cómoda en Santiago por lo que decidí venirme a vivir al sur”.

La docencia como opción profesional

Una vez en el sur, Camila aterrizó en Puerto Montt, donde optaría por un camino laboral diferente al surcado hasta la fecha, pero que la llenó de gratificaciones, sorpresas y buenos momentos. La profesional de las artes culinarias se encuentra realizando capacitaciones en un programa de gobierno llamado “Más Capaz”, instancia que busca la inserción laboral de personas con capacidades diferentes tanto a nivel físico como cognitivo.

“Las clases fue algo que me encantó, descubrí que mi amor por enseñar era tan grande como el cariño que le tengo a la cocina. Sin duda, ha resultado una experiencia que me ha ayudado a desarrollarme profesionalmente y de manera personal. Mi tarea era que ellos se lograran desarrollar como auxiliares de panadería y pastelería. En este contexto, me asombró ver como ellos son capaces de aprender todo lo que se propongan, teniendo en cuenta el amor y la paciencia”.

Los primeros pasos hacia el emprendimiento

Alvarado al momento del volver al sur se encontraba sin trabajo, por lo que decidió ofrecer cenas navideñas a la gente que conocía. “Empecé a vender cenas para estas festividades (navidad y año nuevo). La respuesta de los clientes fue positiva, lo que significó que se corriera la voz. En la actualidad, me dedico a vender postres, tortas y comidas preparadas”.

“Pretendo abrir mi propio emprendimiento ya que la llegada a sido positiva, es más mis clientes han ido incrementado y con el tiempo se han sumado más y más. En este momento ya tengo un taller en mi hogar para la producción”.

Las motivaciones para estudiar una carrera no convencional

“Nunca fui mala alumna, y siempre me destaqué en el área humanista en el colegio, por lo que pensé seguir una carrera profesional ligada a ese rubro. Siempre me gustó la cocina, pero nunca lo vi como una opción ya que desconocía que existían lugares que tuvieran la gastronomía en un nivel alto y profesional. Es así como, cuando estaba en tercero medio escuché de Culinary, y me puse a investigar. Me encantó enseguida, revisé la malla y me dio seguridad, porque –hasta ese momento- no sabía si me llegase a gustar la pastelería, la cocina o la administración, por lo que la carrera me permitía aprender de todo para luego poder definir lo que quería hacer. Me encontré con una malla completa y entretenida”.

Camila, inició sus estudios en Casa Central Santiago, donde cursó los primeros tres años para posteriormente culminar su estadía en la Sede de Viña del Mar. “Tuve la posibilidad de tener muy buenos profesores, además de la calidad de las materias primas, la infraestructura del lugar y al ser pocos alumnos podíamos hacer las cosas de forma individual. Otro punto que me llamó la atención fueron las prácticas profesionales y la opción de poder realizarlas en el extranjero; además de las redes de contacto que permiten conocer y realizar pasantías en los mejores restaurantes y hoteles”.

Camila es enfática en destacar lo amplia que puede llegar a ser la carrera. “Muchas veces la gente se limita a pensar que, si uno estudia una carrera como ésta, estará obligada solo a cocinar. Sin embargo, el campo laboral es muy amplio que van desde la docencia y/o realizar tu propio emprendimiento; es más mi marido –que también estudio en Culinary- se encuentra administrando una empresa gastronómica”, señaló la oriunda de Coyhaique, Camila Alvarado.

 

 

 

 

Ismael Pal, ex alumno y representante legal de Green Krops: “Gracias a mi formación profesional, conozco y entiendo las necesidades que tiene cada negocio”

A través del emprendimiento familiar, Ismael se ha puesto a la cabeza de Green Krops, empresa que se dedica a abastecer al canal HORECA.

Ismael nació en San Felipe, pero creció en Chimbarongo sexta región. Se declara como un amante de los video juegos y la cocina, ésta última lo llevaría a elegir una carrera profesional ligada a los servicios. “Cuando estaba en tercero básico y por cosas del destino, quedé con mi hermana y mi padre, lo que me mostró desde pequeño como se debía afrontar la vida”.

“Aprendí a cocinar desde muy pequeño; si le preguntas a mi hermana menor, ella te comentará que mi primera comida fueron unos fideos duros”. Debido a lo anterior, Ismael decidió que la cocina sería lo suyo, y a pesar de tratarse de una carrera profesional no convencional, no vaciló en cursarla. “Mi padre siempre me apoyó. Recuerdo que me dijo, “hijo decide ahora lo que quieres estudiar, sin importar lo que digan los demás”, porque de esto vivirás toda tu vida”.

Después de varias averiguaciones sobre mallas e instituciones donde se impartía la carrera, el joven profesional tomaría su decisión. “Opté por el enfoque administrativo, Culinary te enseña a cómo llevar una cocina, y es lo que me gustó”.

“Todo el esfuerzo que hago es para y por mí”

Ismael Pal, se desempeña hoy como representante legal de Green Krops, empresa fundada por su padre, y que se dedica a abastecer hoteles, restaurantes y casinos. “Estamos enfocados en entregar un servicio de excelencia que facilité el trabajo de ellos, y como estudié una carrera de cocina conozco las necesidades que el rubro tiene y necesita”.

Dentro del trabajo de Ismael, se encuentra tomar las decisiones que pasan por la empresa, y la administración de la misma. “Nosotros nos levantamos a las 5/6 de la mañana para estar a primera hora en La Vega Central, que es donde realizamos la mayor parte de las compras de los productos que nos piden. Una vez realizado esto, con el equipo de trabajo nos dedicamos a armar los pedidos de los clientes para realizar la distribución. Mi tarea también se basa en supervisar y estar a cargo de la distribución para que el pedido llegue conforme a su destino”.

“Desde el año pasado que estoy en la empresa. A veces la gente me pregunta porque no estoy trabajando en la cocina, si estudié eso. Mi respuesta es que podría estar haciéndolo, pero estaría trabajando para otra persona y aquí todo el esfuerzo que hago es para y por mí. Me siento contento estando aquí”.

La experiencia de trabajar con los hermanos Roca

El año pasado, Joan, Josep y Jordi Roca, los gestores del condecorado restaurante ubicado en Girona, España, aterrizaron en nuestro país para ofrecer cinco cenas elaboradas únicamente con ingredientes locales. En este contexto, el grupo que estuvo a cargo de organizar las cenas, se contactó con Ismael para que los ayudara con las materias primas que los hermano necesitarían para llevar a cabo sus cenas.

“Fue un trabajo difícil porque en España ellos no trabajan con la estacionalidad de los productos, sino que tienen los productos durante todo el año. Nos pidieron melones y sandias, pero no había forma de conseguirlas por la estación del año”.

“Otra de las cosas que nos pidieron fue estragón fresco, preguntamos a nuestros proveedores y no tenían. En el supermercado había, pero no la cantidad necesitada. Hasta que lo encontramos a través de un contacto, los llamamos y logramos obtener los 8 kilos que necesitábamos. Fue sin duda, una experiencia estresante porque son muy demandantes al momento de pedir calidad en los productos”.

Ismael a través de Green Krops tuvo la posibilidad de trabajar en la última versión de ÑAM, y también estuvo a cargo de proveer todas las materias primas para el concurso Jóvenes Talentos Culinary 2017. “Mientras exista podemos conseguirlo. Es una sensación bonita trabajar con Culinary. Todos sabían que mi papá se dedicaba a esto, y cuando egresé me puse en contacto para trabajar con ellos. Gracias a mi formación profesional conozco y entiendo las necesidades que tiene cada negocio, y cómo ex alumno sé lo que necesitan los estudiantes”, concluye Ismael.

 

 

 

 

 

 

Francisca Vera, ex alumna y su experiencia profesional y personal en torno al vino

Conversamos con Francisca Vera, la primera titulada de la carrera de Administración de Negocios de la Industria del Vino de la Sede de Viña del Mar, y en esta edición nos retrató su vida una vez finalizados sus estudios superiores en Culinary.

Francisca es una persona que gusta de hacer cosas y que se caracteriza por estar haciendo más de una actividad a la vez. “Siempre estoy inventado que hacer, me considero amante de los viajes, y me gusta conocer lugares, gente e historias nuevas en las partes que he tenido la posibilidad de estar”.

Su cariño por el vino se forjó desde pequeña. Conoció las bodegas del brebaje a temprana edad, precisamente en el trabajo de su padre. “Fue ahí donde obtuve mis primeros conocimientos de la industria, y desde esa vez, le dije a mi familia que “cuando fuese grande” quería hacer vino”.

Hace seis meses, la joven ex alumna se encuentra trabajando en Viña Cousiño Macul, viña chilena con gran historia en nuestro país y que fue fundada durante el siglo XIX. “Empecé en la época de vendimia, donde estuve trabajando con enólogos chilenos y extranjeros durante tres meses”. Fue en ese lugar donde la joven profesional de la carrera del vino, vio todo lo relacionado con el proceso de recepción de uvas, vinificación, control de fermentación, degustaciones y operaciones propias de la vendimia.

“Me ofrecieron quedarme en la viña y aquí estoy, en la oficina de enología, viendo todo lo relacionado con el área de gestión, logística, control de inventarios, proveedores y compras para las bodegas”.

Una opción no tradicional

Las vivencias desde pequeña, hicieron de Francisca elegir una carrera profesional no tradicional. “Quería estudiar enología, pero con un matiz nuevo y diferente. Cuando supe de la carrera y conocí la malla me di cuenta que era lo que buscaba, y decidí entrar a Culinary”.

“Cuando comienzas a estudiar una carrera como esta, lo primero que sabes es que será entretenida. Es una mezcla de cosas que va desde los negocios, el marketing vitivinícola y el aprendizaje desde la vida en el viñedo; hasta, descorchar una botella y venderla”.

Su paso por la institución lo define de forma enriquecedora, y con júbilo recuerda que “durante los años que estudié en Culinary, me llené de información, conocimientos, aprendizajes, experiencias, amigos y gente increíble con las que compartí mientras estudiaba”.

Sus experiencias previas al mundo laboral

Francisca define sus prácticas profesionales como algo realmente bueno y que le sirvieron para conocer las herramientas necesarias a tener en cuenta al momento de dar el salto hacia el mercado laboral.

Su primera experiencia fue en Viña Santa Cruz del Valle de Colchagua, donde tuvo la posibilidad de conocer las áreas de bodega, proceso de elaboración, evolución y cuidado del vino”. El segundo reto fue en la tienda de la Vinoteca, en el área de ventas y etiquetas.

Para su última gran experiencia cruzó la frontera y viajó rumbo a Mendoza, a una de las bodegas familiares más importantes de Argentina, Familia Zuccardi. “Me desarrollé en el área del enoturismo, donde estuvo a cargo de realizar tours a grupos de personas en diferentes idiomas, ventas de vino, cursos de cata y eventos para empresas”.

Una última reflexión

Francisca para finalizar esta entrevista, nos compartió una reflexión que quiso retratar con nosotros. “A pesar de ser una carrera no tan conocida, posee potencial y mucho campo laboral. No existe una carrera similar que complemente la parte técnica que parte desde la elaboración del vino hasta la comercialización, te permiten poder trabajar en áreas que hay mucho por desarrollar en nuestra industria vitivinícola chilena.

 

 

 

Sebastián Gré, ex alumno AACS y su amor por la cocina “A los 13 años ya lo tenía claro”

Sebastián trabaja en la reconocida empresa Weber, fundada en Chicago en 1952, donde su creador George Stephen fue el gestor de la parrilla a carbón y gas.

Ex alumno de Administración de Artes Culinarias y Servicios, Sebastián Gré, desde muy chico supo que la cocina sería lo suyo. “A los 13 años ya lo tenía claro. Recuerdo que cuando salió el canal Gourmet, y veía a los chefs preparando todos esos platos, me dije “eso quiero, ahí va lo mío”.

Así se iniciaría el periplo culinario de Sebastián. Sin embargo, una vez finalizada su educación secundaria debía optar por una institución para hacer de su pasión su profesión. “Entre a Culinary porque siempre pensé que era donde más cómodo me sentiría. Sabía que tenían una buena enseñanza y prácticas profesionales; además de un grato ambiente”.

“Mi paso por Culinary fue muy bueno. Hice muchos amigos, tanto con mis compañeros como con profesores; además que, siempre disfruté el ambiente que existía de compañerismo en mi generación”.

De los talleres Culinary al mundo laboral

Sebastián trabaja en la reconocida empresa Weber, fundada en Chicago en 1952, donde su creador George Stephen, era un amante de la parrilla. Sin embargo, su amor por ella, tenía un solo inconveniente: su funcionamiento. Por lo mismo, su creador quien trabajaba en una fábrica haciendo boyas para la marina de Estados Unidos se ocurriría una brillante idea.

“Decidió cortar una boya por la mitad, agregó una toma de aire abajo y otra en la tapa de la parrilla y así nacería nuestra parrilla Kettle. De ahí en adelante la empresa creció de manera exponencial y hoy es una compañía que domina todo el mercado de parrillas y ahumadores en Estados Unidos, Canadá y Europa. Unos de los principales hitos de la empresa para este año fue la apertura de su primera tienda en Sudamérica, siendo Chile el país elegido para este increíble desafío”, reto del cual Sebastián forma parte.

En la actualidad, el ex alumno se desempeña como “Junior Grill Ambassador”, donde su rol consta principalmente de apoyar al chef principal de la empresa en Chile, tanto en las clases que imparten, en el restaurant y en el funcionamiento de la tienda. “La idea es ir aprendiendo del chef e ir avanzando en la empresa”, señala Sebastián.

Dentro de los primeros grandes desafíos que se encuentra enfrentando el profesional culinario está la inauguración de la tienda; además del viaje que realizará a Chicago, donde tendrá que capacitarse con los chefs de Estados Unidos para seguir potenciando la empresa. “Mi desafío personal, es mostrarle a la gente lo increíble que puede ser tener una parrilla Weber en tu hogar, ya sea a carbón o a gas”.

Sin embargo, el camino profesional de Sebastián ha estado marcado por un viaje incesable, que el mismo define como “nómade. Antes de llegar Weber, estuve trabajando en el restaurant Puerto Bellavista, como maestro de cocina del cuarto frío y en pastelería. Previo a eso, me desempeñé como chef ejecutivo de un pequeño restaurant en Sydney, llamado Fat Ruperts. Era un lugar increíble para trabajar, donde me dedicaba en aportar recetas nuevas, manejar al personal de cocina y los garzones; además de conversar con los clientes, pues la cocina era abierta”.

“Estoy feliz en Weber, es una empresa increíble y su gente también. Todos los desafíos que vengan se tomar con más alegría y entusiasma”, concluye Sebastián Gré.

 

 

 

 

 

Jonathan Gleiser, ex alumno y emprendedor: “Me formé con la visión de emprender y no de emplearme”

Con solo 26 años, Jonathan emprendió junto a sus hermanos y fundaron eCook, negocio que se dedica a elaborar y comercializar platos preparados al vacío.

Para muchos el amor por la cocina se inicia desde muy pequeño. Ejemplo de ello es Jonathan Gleiser, ex alumno de Administración de Artes Culinarias y Servicios, quien nos contó que desde siempre gustó por el arte culinario. “Siempre me gustó la cocina, en mi familia, mi madre y mi abuela siempre han cocinado, y creo que de ahí saqué la pasión”.

Él mismo nos cuenta que, a pesar de su cariño por la cocina, los últimos años del colegio estaba en la duda de estudiar arquitectura o gastronomía. Finalmente terminaría eligiendo su pasión: la gastronomía. Decisión que fue en un primer momento no resultó ser fácil.

“En un principio fue difícil para mi familia aceptar mi decisión ya que no era una carrera convencional y las aspiraciones económicas como chef o cocinero no eran las mejores, pero con el tiempo fueron viendo que era una carrera que me apasionaba y que con pasión y perseverancia se podían lograr grandes cosas independiente de la carrera que uno estudiase”.

 Su hermano mayor y el camino hacia el emprendimiento

“Empezamos con la idea de este negocio hace aproximadamente 7 años, cuando estaba en mi primer año en Culinary, fue en ese entonces que Eduardo (mi hermano mayor), uno de los socios de eCook, se fue a vivir solo y me pidió si le podía cocinar semanalmente y dejarle la comida porcionada y congelada para no recurrir constantemente a pedir sushi o pizza. Con el paso de los años, la idea fue tomando fuerza y finalmente cuando egresé de Culinary, nos decidimos a lanzarnos al agua y emprender con este negocio, no fue hasta mediados del año 2016 que por fin logramos encontrar la planta de producción y sortear los distintos obstáculos que nos aparecieron en el camino y pudimos abrir”, nos comenta Jonathan, Director Gastronómico y Chef Ejecutivo de eCook.

Ecook es un emprendimiento chileno que elabora y comercializa platos preparados al vacío y congelados en un formato individual para la venta ha públicos particulares con un servicio de delivery: además con presencia en el canal HORECA. “Hoy estoy a cargo del área de producción. Mis responsabilidades son producir y mantener la calidad de todos nuestros productos, desarrollar platos nuevos periódicamente, capacitar y supervisar al personal de cocina, además de todas las laboras asociadas a emprender ya que uno siempre está metido en todas las áreas aportando con lo que se pueda. El desafío de emprender ha sido realmente duro y sacrificado, pero la gratificación cuando se van cumpliendo las metas y objetivos hace que todo tenga sentido y valga la pena”.

Al ser consultado sobre cómo ha sido su periplo al momento de generar su propio negocio, Jonathan nos contó que, “emprender me ha dado la oportunidad de entender y darme cuenta que con esfuerzo, dedicación y sacrificio uno puede lograr todo lo que se propone. Además, he tenido la posibilidad de relacionarme con gente muy valiosa y de la que uno puede aprender mucho. El principal desafío es sobrevivir el día a día, sobreponerse a todas las dificultades y seguir adelante con perseverancia y convicción para lograr los objetivos.

Culinary, y su paso por la institución

 Para profesionalizar su amor por la cocina, Jonathan debía elegir una institución para realizarlo, y su elección fue nuestra casa de estudios. “Elegí estudiar en Culinary porque me interesaba aprender tanto del área gastronómica como del área administrativa y me gustó más la malla de Culinary que la de los otros institutos que investigué”.

“Mi paso por Culinary fue muy grato, conocí grandes amigos y grandes Chefs, me formé con la visión de emprender y no de emplearme lo que gatilló de cierta forma terminar en lo que estoy haciendo hoy. Obtuve una muy buena red de contactos, sigo en contacto con varios de los profesores y chefs que me formaron y considero que fue una muy buena experiencia y una acertada decisión haber estudiado en Culinary”.

Finalmente, el ex alumno concluye que su “experiencia ha sido muy enriquecedora, estar a cargo de un proyecto desde el desarrollo de platos, la capacitación del personal, hasta el cumplimiento diario de las metas de producción para poder garantizar la disponibilidad de productos para la fuerza de venta. En Culinary adquirí muchas de las herramientas necesarias para desenvolverme en mis labores de forma eficiente y con prolijidad, entre las cosas que puedo destacar, está la estandarización de recetas y procesos, capacitación del personal y aplicación de técnicas culinarias avanzadas como es la cocción al vacío o “Sous Vide”.

 

Francisco Castro, ex alumno y chef instructor “Quiero traspasarles y hacerlos reflexionar sobre el por qué están haciendo eso, cómo lo hacen posible y hacia dónde quieren llegar”

Con solo 26 años, Francisco Castro posee una vasta trayectoria profesional tanto en Chile como en el extranjero.

“Me encanta la cocina, la siento y respiro a diario. Me gusta  y quiero seguir aprendiendo de ella”, con esta premisa Francisco Castro, ex alumno Culinary y actual chef instructor nos contó cómo ha transcurrido su vida ligada entre ollas y sartenes. “Cuando estaba en 4to medio no pensaba que me dedicaría profesionalmente a la cocina. Tenía en mente ingenierías y me preparé para ello; sin embargo, de repente me nació la idea, recibí el completo respaldo de mi familia y lo hice”.

No obstante, Francisco antes de iniciar sus estudios superiores en cocina, decidió irse a Inglaterra por dos años para poder perfeccionarse en inglés. “Después de tres meses ya había dominado el idioma y decidí meterme a trabajar en cocina para saber cómo era una por dentro. Estuve cuatro meses lavando loza, mientras el chef me enseñaba todo lo relacionado al restaurant y poco a poco fui aprendiendo. Después de un año y medio, por fin llegué al lado del chef. Quería saber si realmente quería estudiar esto. Me ofrecieron la oportunidad y aprendí fácilmente”.

El joven instructor, de solo 26 años de edad comentó que la experiencia para él, “fue algo impensado. En ese momento no me percaté del salto que había dado de estar lavando loza a encontrarme codo a codo con los chefs del restaurant”.

De vuelta a Chile

Al volver al país llegó decidido a estudiar cocina, y para eso necesitaba una institución de educación superior para hacerlo. “Después de una minuciosa búsqueda, escogí Culinary por las buenas críticas y respaldo que tenía como casa de estudios”.

Su experiencia laboral ha estado ligada directamente a distintos contextos laborales, desde desempeñarse como chef ejecutivo hasta llegar a administrar una organización. “Trabajé en Sheraton durante la época del festival realizando  grandes banquetes, estuve en Fellini donde tuve la posibilidad de conocer la comida italiana; posterior a eso, me fui a Erdiko que estaba haciendo cocina de autor y que me llamó fuertemente la atención, también pasé por el restaurant La Concepción y en Samsara, donde aprendí sobre la comida thai. Luego emigré a Casa Cuatro Vientos donde comienzo a descubrir una cocina propia, con mi identidad, lo cual posteriormente me llevó a dirigir La Reserva Ecológica Oasis de la Campana”. Todo lo anterior, lo realizó mientras estaba cursando sus estudios de Administración de Artes Culinarias y Servicios. “Después de las clases me iba a la pega, y viceversa”.

Una vez finalizados sus estudios y ya como profesional, Francisco se fue como Chef Ejecutivo al Mirador Cultural Arrayán, época cuando estaba partiendo el proyecto. “Después de un tiempo trabajando, el administrador del local se retiró, por lo que tuve la oportunidad y postulé para optar por el cargo. Fue una experiencia nueva donde abandoné por un tiempo la cocina para dedicarme a los proveedores, los recursos humanos, los clientes y el posicionamiento del negocio”.

“A veces uno deja de lado la parte teórica cuando es estudiante, pero en Culinary te entregan las herramientas para administrar, y uno no se da cuenta hasta que tienes la oportunidad de ponerlo en práctica”.

Desde la quinta región, emigró a Santiago en busca de nuevas oportunidades que lo hicieron llegar a un nuevo proyecto que estaba comenzando, el lugar elegido era en Restaurante Casa Esmeralda. “Tenía mi idea de hacer cosas nuevas y que se tradujera en cocina contemporánea con un menú de degustación y de alta calidad. El dueño me apoyó en todo y trabajamos codo a codo. Fue sin duda una experiencia muy entretenida y que logró una muy buena acogida y nos ganamos muy buena críticas de prensa especializada”.

Sin embargo, Francisco, volvería a Europa. “Estaban abriendo un local de cocina italiana con productos británicos y estuve para la apertura del local; impresionante. Posterior a ello, viajé a Londres donde me invitaron a conocer, al The Clove Club, restaurant que tiene una estrella Michelin y fue elegido como número 26 del mundo, donde fui parte de un espectacular equipo de cocina de vanguardia y un servicio de alta calidad. Conocí productos de primera, sin duda, es el sueño de todo chef llegar a una cocina de tal envergadura”.

De estudiante a chef instructor

Francisco, durante este año se unió al equipo de chef instructores de la Sede de Viña del Mar, a cargo de las cátedras de cocina. Al ser consultado sobre sus sensaciones al respecto, el joven cocinero nos comentó que, “alguna vez lo imagine, pero era un sueño. Quiero entregarles todas las herramientas para que ellos crezcan como profesionales, y lo he tomado con la responsabilidad que se debe. Quiero traspasarles y hacerlos reflexionar sobre el por qué están haciendo aquello, cómo se hace y hacia dónde quieren llegar”.

 

Ana Castro, ex alumna y Chef Ejecutiva en Google Chile: “Desde pequeña estuve metida entre la cocina y las ollas”

La ex-alumna de Administración de Artes Culinarias y Servicios está a cargo de llevar la planificación de los alimentos para todos los miembros que trabajan en el buscador más popular de todos los tiempos.

Corría el año 2008, y Ana Castro iniciaba sus estudios superiores en Administración de Artes Culinarias y Servicios en Culinary; sin embargo, para la ex alumna su cariño por la cocina se había iniciado desde mucho antes. “En mi casa siempre se ha cocinado, es algo muy apegado dentro de mi círculo familiar; y desde pequeña estuve metida entre la cocina y las ollas. Tengo fotos de niña así y de ahí nació mi motivación por estudiar la carrera”.

Su amor por la cocina la hizo terminar una carrera técnica de gastronomía en otra casa de estudios. “Después quise sacar la administración, pero no me gustó. Por lo mismo, empecé a buscar otras instituciones, y por un tema de malla curricular me quedé en Culinary”.

Ana cuenta con una vasta experiencia profesional, y a la fecha se ha desempeñado en diferentes plazas laborales como la Escuela de Extensión Culinary, El Montañés de Farellones; además de participar en eventos para empresas y productoras. Sus prácticas profesionales las realizó en Boragó, The Ritz-Carlton y en el Martín Berasategui en España, que tiene tres estrellas Michelin.

En la actualidad, la ex alumna trabaja como Chef Ejecutiva en Google Chile, experiencia que ha marcado un antes y después en la vida laboral de la joven profesional. “A través de Culinary, me llegó una postulación a una vacante y postulé. Me contactaron, pasé por entrevistas y después de 3 a 4 meses me dieron el sí”.

Ana, trabaja en el único Data Center que tiene Google en Latinoamérica, y dentro de las labores que realiza está llevar la planificación en la alimentación para los ochenta trabajadores que aloja la multinacional, abastecer la cafetería y cocina, creación de los distintos menús para los colaboradores, y finalmente, estar a cargo de liderar y organizar el equipo de trabajo dentro de la cocina.

“Jamás pensé que terminaría trabajando en Google Chile, me ha servido mucho como experiencia y he aprendido un montón gracias a los programas que ofrece la compañía en relación a una alimentación saludable para todos los trabajadores”.

Desde este año, la ex alumna aceptó un nuevo desafío de la mano de su alma máter. Ana se integró al equipo de chefs instructores y está a cargo de las cátedras de Clínica de Cocina 2. “No ha sido fácil, pero me lo he tomado como un desafío para conocer el otro lado de los profesores”.

“Me ha sorprendido harto porque encuentro que Culinary ha avanzado un montón y se nota el crecimiento con los años. Los talleres están mejores y más equipados”.

Los recuerdos de su paso por Culinary

Se considera una persona trabajadora y busca sacar lo mejor sí. “Elegí el Culinary por su malla, la posibilidad de realizar prácticas en cualquier parte y que la institución me ayudara era un plus”.

“El paso por la institución fue súper entretenido porque conocí mucha gente que ahora son mis amigos. Tuve buenos profesores, y el salir con un título de administrador te favorece un montón al momento de postular a un trabajo”.

ana-castro-ex-alumna-aacs

Nicole Herrmann y Karina Klingenberg, ex alumnas y propietarias de H&K Catering

H&K Catering cuenta con una exquisita variedad de productos listos para consumir, los cuales son cuidadosamente elaborados y despachados al hogar o lugar de evento que elijas, otorgando un servicio personalizado y de calidad.

Nicole Herrmann y Karina Klingenberg, son dos ex alumnas de Adm. de Artes Culinarias y Servicios, quienes una vez finalizados sus estudios superiores decidieron formar su propio emprendimiento: H&K Catering, empresa especializada en el asesoramiento y administración gastronómica.

H&K nació en el año 2013 con el objetivo de brindar un servicio de catering basado en un estilo propio y original. “Al ser un emprendimiento nos encargamos absolutamente de todos los ámbitos de la empresa. Desde ir a la Vega a buscar alimentos, cocinar, realizar facturas, hacer contabilidad, despachar los pedidos, entre otras tantas tareas”, señalan Nicole y Karina.

“Nuestro negocio se basa en la comida gourmet a pedido para reuniones de ámbito corporativo y particular, además de hacer eventos con o sin servicio desde 20 personas hasta matrimonios de más de 100 personas”.

Al ser consultadas sobre su experiencia y como ha sido enfrentar el desafío de tener su propio negocio, ambas puntualizan que, “nuestra experiencia ha sido totalmente enriquecedora. Lo hemos pasado muy bien y hemos aprendido muchísimo; pero, al mismo tiempo no lo habríamos logrado sin tener la experiencia de no haber tenido 3 prácticas profesionales y los conocimientos de administración”.

El cariño por la cocina y el camino hacia el emprendimiento

Ambas profesionales de las artes culinarias se definen como amantes de la cocina. Al ser consultadas sobre sus motivaciones personales para elegir una carrera profesional no convencional, Nicole señala que, “siempre quise estudiar una carrera artística y la cocina siempre fue un hobby, hasta que me di cuenta que podía ser mi futuro profesional”. Por su parte, Karina advierte que, “siempre me encantó la cocina por lo que decidí estudiarla. Mi sueño siempre fue tener mi propio taller equipado”, utopía que en la actualidad se cumplió y que se ha materializado gracias a H&K Catering.

El amor por la cocina hizo de las jóvenes escoger una casa de estudios para transformar su pasión en su profesión. “Elegí el IP Culinary por tener una carrera no solo enfocada en la gastronomía, sino que también en la administración, que en definitiva resulta esencial si buscas dedicarte a algo propio y emprender”, dice Nicole.

Al respecto, Karina cuenta que eligió la casa de estudios porque, “enseñan varios ramos de administración, matemáticas, derecho, computación que sirven mucho para poder tener tu propia empresa. Además que, me gustó la infraestructura del lugar y los talleres de cocina que estaba bien equipados”.

Su paso por la institución lo recuerdan con júbilo, recalcando que “aprendí mucho. Los profesores fueron un gran apoyo e hice muy buenos amigos, entre ellos, mi socia de hoy en día”, cuenta Nicole. En el mismo sentido, Karina señala que, “aprendí muchas cosas que hoy en día son útiles para el emprendimiento que estamos haciendo”.

H&K Catering, cuenta con una exquisita variedad de productos listos para consumir, los cuales son cuidadosamente elaborados y despachados al hogar o lugar de evento que elijas, otorgando un servicio personalizado y de calidad. Si quieres conocer más sobre el trabajo de Nicole y Karina, te invitamos a revisar su página web www.hyk.cl

HYK Platos

 

 

 

H&K Catering